Chile adhirió a la convención Ramsar en 1981, cuya misión es la conservación y el uso racional de los humedales a través de acciones locales, nacionales y la cooperación mundial.

El Humedal de Monkul forma parte del circuito turístico Ruta Fluvial: Carahue Navegable y es administrado por la comunidad Mateo Nahuelpán, compuesta por 20 familias mapuches.

Dada su belleza escénica única y su gran biodiversidad, su extensión de 4.300 hectáreas y el desarrollo de especies en peligro de extinción, el humedal de Monkul, situado a sólo 74 kilómetros de Temuco , cerca de la desembocadura del río Imperial, fue declarado sitio protegido por la convención internacional Ramsar.

La convención Ramsar es un tratado intergubernamental que sirve de marco para la acción nacional y la cooperación internacional en pro de la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos. De hecho, en esta misma oportunidad el humedal del río Limarí también fue declarado Sitio Ramsar.

El humedal de Monkul es administrado por la comunidad Mateo Nahuelpán, que es la propietaria de este lugar integrada por 20 familias mapuches de la identidad territorial lafkenche, y es uno de los atractivos que forma parte de la Ruta Fluvial: Carahue Navegable, compuesta por más de 20 emprendedores turísticos de la zona que han sido apoyados por la municipalidad de Carahue, Empresas CMPC y el Departamento de Acción Social del Obispado de Temuco (DAS).

Para la presidenta de la comunidad Mateo Nahuelpán, Estela Nahuelpán, “está designación de Sitio Ramsar para el humedal de Monkul, es una noticia esperanzadora, especialmente en tiempos de pandemia. Es un reconocimiento a que cuando las comunidades locales aman tanto el lugar donde viven, se organizan para que su conservación no se vea amenazada. Es lo que hemos hecho en Monkul, y en conjunto con las comunidades de la Cuenca del Río Monkul e Imperial”.

En Chile la convención Ramsar entró en vigencia el 27 de noviembre de 1981 y, actualmente, el país cuenta con 14 sitios designados como Humedales de Importancia Internacional (Sitios Ramsar), con una superficie total de 362.020 hectáreas.

Según consta en la web de Ramsar el reconocimiento a este humedal de la Región de La Araucanía se debe a que “es un sistema de estuario que consiste en lagunas costeras, pantanos de pastos altos y pastizales ribereños. El sitio alberga alrededor de 171 especies de plantas, incluidas especies endémicas y vulnerables, como el podocarpo de hoja de sauce. Al menos 134 especies animales, incluidas alrededor de 80 especies de aves acuáticas y 13 especies migratorias están presentes. Las especies en peligro de extinción incluyen, entre otras, la nutria marina.

El biólogo y profesor de la Escuela de Turismo Sustentable de la Universidad Mayor, Manuel Gedda, explica que de las más de cuatro mil hectáreas que componen el humedal, 1.380 fueron declaradas como Sitio Ramsar, lo que involucra también a parte de otro de los atractivos de la Ruta Fluvial: Carahue Navegable, la Isla Doña Inés.

“Este es el primer humedal de la región en ser declarado Sitio Ramsar. Estos humedales son los que están sufriendo más transformación y pérdida, por lo tanto, protegerlos hoy se convierte en una prioridad a nivel mundial, también en Chile. Con esta calificación se protege un lugar de alta riqueza biológica, educativa y paisajística, que sin duda es un patrimonio natural que la región pasa a poseer al ser reconocido internacionalmente”, señala Gedda.

Para Juan Carlos Navia, jefe de Asuntos Públicos Area Sur de CMPC Bosques, “es motivo de un gran orgullo que Monkul haya sido designado Sitio Ramsar a nivel mundial, porque primero es un reconocimiento a la comunidad mapuche Mateo Nahuelpán de ese lugar. Segundo, queda protegido ese espacio y que de manera muy generosa la comunidad lo comparte con los visitantes bajo una mirada que se focaliza en un turismo educativo, y comunitario sostenible”.

Atractivos turísticos

La puerta de entrada del humedal es un espacio educativo denominado Aula Abierta, que es un anfiteatro al aire libre, espacio donde la comunidad recibe a estudiantes, investigadores y turistas, quienes se encuentran con un muelle flotante y en el aula abierta un espacio educativo que cuenta con paneles informativos que detallan la flora y fauna que habita en este rico ecosistema.

Además, y de la mano de las mujeres de la comunidad Mateo Nahuelpán, se puede recorrer el humedal ya sea en bote o kayak. Al término del recorrido se puede participar en una degustación de comida típica en base a productos locales frescos del mar en una ruca tradicional y charlas sobre la cultura mapuche, entre otras prestaciones.

Navia agrega que “esta comunidad trabaja con CMPC hace un par de años, se integraron al proyecto Ruta Fluvial: Carahue Navegable y han sido muy entusiastas, muy receptivos, muy respetuosos, lo que ha permitido poder trabajar junto a ellos en su proyecto de turismo sostenible, especialmente en temas de capacitación, mejorar y construir su infraestructura”.

Desde hace muchos años, los habitantes, las comunidades locales de la comuna de Carahue, soñaban en recuperar su rico patrimonio histórico y fluvial ; en definitiva que se volviera relevar la importancia del río Imperial. Es así como tras varios años de trabajo, el 16 de enero de 2018, y bajo el apoyo de las organizaciones antes mencionadas, se inauguró el proyecto Carahue Navegable.

Carahue Navegable es una travesía turística de 30 kilómetros que conecta la historia de este gran río a través de un conjunto de servicios turísticos ubicados en sus riberas y sectores aledaños. Este recorrido comienza en la Estación Fluvial de Carahue y finaliza en el espectacular humedal de Monkul.

Comenta con Facebook