«Lonquimay es hoy principalmente una zona ganadera donde la mayoría de las familias del campo vive de la crianza de animales, ovino, bovino, caprino».

Pese a registrar durante la semana la mínima más baja de La Araucanía en lo que va del año (-11,7 grados Celsius), estos días en Lonquimay han sido soleados. Con el siempre imponente telón de las montañas de fondo, sus habitantes continúan con sus labores diarias, aprovechando el corto periodo de calor que aportan los rayos solares, conocedores de que apenas lleguen las sombras, los termómetros bajarán a bajo cero.

El paso del alcalde Nibaldo Alegría (DC) por las calles de Lonquimay es acompañado del saludo de los vecinos y de los estudiantes que pasado el mediodía terminan su periodo de clases. «Es que soy nacido en estas tierras, soy de Ranquil, lonquimayino de tomo y lomo», dice la autoridad comunal previo a reunirse con El Austral para analizar el devenir de la comuna, la más extensa de toda la Región.

Prioridades

«Lonquimay es hoy principalmente una zona ganadera donde la mayoría de las familias del campo vive de la crianza de animales, ovino, bovino, caprino», dice el alcalde Nibaldo Alegría, quien agrega que «sin embargo, Lonquimay tiene tremendas potencialidades en el área del turismo, con tremendas bellezas naturales, las montañas, lagos, ríos, araucarias, tenemos la nieve, que muchas comunas ya la quisieran, pero acá se transforma más en una complicación que una fortaleza».

Frente a este panorama, la gestión municipal decidió enfocar sus esfuerzos al crecimiento del turismo como principal posibilidad de desarrollo de la comuna. Allí, la Zona de Interés Turístico (Zoit) surge como un elemento importante al cual afianzarse.

«Dentro de las primeras acciones que emprendimos en nuestra administración fue realizar un viaje a Santiago para convencer a las autoridades el ser considerados dentro de esta denominación», dice el alcalde lonquimayino, quien agrega que «fue una gestión positiva ya que contamos con el apoyo de la subsecretaria de Turismo a nivel nacional y del subsecretario de Desarrollo Regional, conseguimos los recursos y es así que se licitó la consultora y ya estamos en el levantamiento de los datos. Lo que aspiramos es que a fines de este año podamos ser considerados Zoit».

¿Qué implica el nombramiento? Primero, apoyar a Lonquimay en esta idea de planificar el turismo hacia el futuro; segundo, que muchos instrumentos del Estado tienen prioridad dentro del territorio.

Las bellezas naturales de Lonquimay -y por ello sus ventajas comparativas- son incuestionables: una carretera internacional que inicia en los pasos fronterizos de Icalma y Pino Hachado y impulsa la visita de argentinos a la zona; la cercanía con el corredor Malalcahuello-Curacautín donde ya hay instalado un polo de turismo VIP; la existencia de elementos que explotan el recurso nieve como Los Arenales, centro de invierno administrado por comunidades pehuenches, y la cercanía con el Centro de Esquí Corralco.

Icalma sigue siendo un bastión del turismo cordillerano, con sus bosques de araucaria, con las lagunas Galletúe e Icalma, con el volcán Batea Mahuida, Quinquén, con el nacimiento del río Biobío, todos elementos de indudable atractivo turístico.

Rezago

La idea de trabajar el turismo avanza en Lonquimay dentro de una estructura que no pierde de vista el hecho de que la comuna está por debajo de otras en temas como vivienda, puestos de trabajo, desarrollo productivo, accesos a educación y salud. Por ello, otro instrumento público cobra especial relevancia en estas circunstancias: la Zona de Rezago.

«Tenemos gente que vive aún en malas condiciones de vivienda, con dificultades de acceso por la mala calidad de los caminos, con problemas tan básicos como el agua potable», indicó Alegría, quien agregó que «por ello la Zona de Rezago es crucial. Nosotros le fuimos plantear al ministro del Interior esta inquietud, ya que se requiere mayor agilidad en los procesos de inversión del Estado, desde el ámbito vial hasta el área de la Salud, donde nuestra propia geografía y nuestro clima hacen todo más complejo».

De ser fructíferas estas gestiones, Lonquimay se alzaría hoy como la segunda Zona de Rezago en la Región de La Araucanía, tras la zona costera de la Región que obtuvo esta categoría a fines del año pasado.

Fuente: Austral Temuco

Comenta con Facebook