Varios de los pequeños empresarios, miembros del Programa Estratégico Regional de Turismo de CORFO, ya cuentan con artículos de protección personal, señalética, controles sanitarios a visitantes y trabajadores, cartas con código QR y separación, usando árboles y plantas, entre otras medidas.

El pasado 9 de junio el Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, en conjunto con la Subsecretaría de Turismo pusieron a disposición los protocolos sanitarios y de buenas prácticas para alojamientos turísticos y restaurantes, como una forma de comenzar a preparar a los pequeños y medianos empresarios para la reactivación del sector. La idea es implementar las medidas necesarias que exige la autoridad y que se suman al autocuidado de quienes, se espera, visiten los establecimientos, una vez superado el peak de contagios y que estas medidas permitan transmitir seguridad a los visitantes.

Tras conocerse el protocolo, en la zona de Nahuelbuta y de Costa Araucanía decidieron comenzar de inmediato a implementar las medidas indicadas por la autoridad sanitaria. Para ello, varios locales ya mantienen un aforo máximo, similar al establecido en el comercio, para limitar la cantidad de comensales en restaurantes y disponiendo la separación entre mesas. Patricio Fulgeri, de L´Emiliano cabaña e ristorante, en la localidad de Capitán Pastene, explica que han “habilitado dispensadores de alcohol gel, y las cartas se eliminarán definitivamente: se utilizará un código QR donde el cliente puede ver directamente la carta en su celular, sin tener mayor interacción con el garzón”.

En Carahue, el piso de la cafetería del centro de Turismo Omilen Antü fue demarcado para fijar una separación de 1,5 mts entre mesas. En Turismo Lawenko, en la ruta entre Purén y Contulmo, la distancia es similar, pero “hemos separado las mesas con árboles, con plantas y flores que permiten este distanciamiento”, cuenta Iván Mella, propietario del recinto. Al igual que en todos los establecimientos asociados al turismo, se ha dispuesto de 2 personas por mesa. Previo al ingreso a los locales, cada visitante deberá ser controlado en su temperatura y sus manos deberán sanitizarse. Además, los accesos cuentan con pediluvios y la calidez de la bienvenida será a distancia prudente.

Las medidas son más estrictas en la cocina. Jorge Jaime, administrador del Hotel Duhatao, en Angol, cuenta que “todo el personal utiliza elementos de protección personal y en el caso de mucamas y cocina, además usan protectores faciales”. En Carahue, Wilma Levil, asegura que “nos hemos preocupado de la sanitización, tanto en las cabañas, como en la cafetería. Además de los elementos de protección personal que indica la autoridad sanitaria, hemos instalado la señalética y afiches con las recomendaciones que indica el nuevo protocolo”, enfatiza.

La tecnología también juega un rol importante en la preparación que han comenzado a adoptar. El Director de CORFO Araucanía, Patricio Esparza, explica que “hemos seguido capacitando y teniendo reuniones con los distintos gremios” a través de videoconferencias, donde junto con entregarles herramientas para el mejor manejo de sus negocios, se les ha guiado respecto de cómo enfrentar el futuro cercano, cuando vuelvan a recibir a los turistas y cómo recuperar la confianza de cada visitante en ambos territorios. Patricio Pincheira, Presidente del Programa Estratégico regional Nahuelbuta y Costa Araucanía, enfatiza que “los territorios se están preparando en base a capacitaciones, esperando para poder empezar a atender a los turistas que puedan llegar a las comunas que están el programa, que son las de la costa y Nahuelbuta”.

La capacitación y los protocolos a seguir también incluyen cambios que, de manera paulatina, se están adoptando. En el Hotel Duhatao, “diariamente se toma la temperatura a los huéspedes. Se desinfecta el equipaje también”, dice el administrador. Mientras, en el recién inaugurado hotel de turismo Lawenko “Hemos tenido que hacer todo el proceso de venta o recepción, vía correo electrónico o whatsapp”, cuenta su propietario. Misma medida que están comenzando a implementar en las cabañas L´Emiliano, donde Patricio Fulgeri explica que “se habilitó el check-in on line, para evitar el contacto en recepción, entonces se piden los datos con antelación y al momento de llegar (los turistas) ya los tenemos”.

Y si bien son varios los establecimientos que han acelerado la puesta en marcha de los protocolos sanitarios, la idea es contar con todos los locales recién el 14 de diciembre, cuando la zona costera sea el punto de mayor visibilidad del Eclipse Solar en todo el orbe. “Esperamos para esa fecha, contar con todo lo necesario para que sea un gran evento: contar con las medidas sanitarias que ya se están implementando. Vamos a tener los lugares de visibilidad que permitan tener la distancia física. Vamos a tener una aglomeración de personas mucho menor que otras zonas como, por ejemplo, Villarrica y Pucón, menos congestión vehicular y vamos a tener un servicio que hoy ya se está preparando”, enfatiza el Director de CORFO Araucanía, Patricio Esparza. Wilma Lewil agrega que “nuestra cultura mapuche está presente en nuestro territorio, y queremos mostrarle a la gente que viene a visitarnos el cariño por la naturaleza y disfrutar de ese momento tan místico”.

Por ahora, la desinfección diaria y sanitización, al menos una vez a la semana, de todas las instalaciones es parte de la nueva realidad que, no exenta de sacrificios económicos y de manera paulatina, se encuentran implementando los emprendedores turísticos de Nahuelbuta y la Costa de La Araucanía, convencidos de que su inigualable riqueza cultural, unido a sus incomparables paisajes, miradores costeros perfectos para observar el eclipse solar, flora y fauna nativas y su exquisita y amplia gastronomía basaba en los productos del mar y la mezcla cultural siga atrayendo a miles de turistas.

Comenta con Facebook