Creador del mejor restaurant del país – según ranking mundial – junto a experto culinario mapuche se reunieron para traspasar su experiencia a emprendedores locales como parte del Nodo Gastronómico Costero que se desarrolla en la La Araucanía.

Hasta el límite costero de las regiones de La Araucanía y Los Ríos llegaron dos de los más reconocidos chefs de nuestro país. Rodolfo Guzmán es el encargado de las exclusivas preparaciones del restaurant Boragó, en Vitacura, el que fue elegido como uno de los 50 mejores locales gastronómicos del mundo y el único de nuestro país instalado en el selecto ranking internacional. En él, Guzmán junto a medio centenar de especialistas llegados de distintos puntos del orbe recolecta ingredientes cuidadosamente elegidos del bosque y el mar para entregar a los comensales preparaciones exclusivas, varias de las cuales comienzan su preparación un año antes, con el trabajo del mismo chef y de comunidades locales quienes proveen los ingredientes provenientes de todo el mundo, pero principalmente de sectores rurales, lo que para Rodolfo Guzmán da cuenta que “Chile es multimillonario a nivel gastronómico”. De acuerdo a su trabajo con pequeños proveedores, asegura que “tenemos la despensa endémica más grande de la tierra. Los alimentos de los pueblos originarios, además de ser deliciosos, pueden significar la cocina del futuro más adelante”, concluye.

Trabajo que, en la pequeña localidad costera de Caleta Queule, en la comuna de Toltén, unió a José Luis Calfucura, chef de ascendencia mapuche y quien llegó desde el restaurant Kunalca, en el Cajón del Maipo para entregar parte de su conocimiento en cocina ancestral, legado de la cultura originaria y que ha fusionado con presentaciones gourmet, lo que lo ha hecho reconocido en programas de televisión y también en círculos especializados dentro y fuera de nuestro país.

Ambos con los elementos que provee la naturaleza como denominador común en sus preparaciones, fueron los encargados de compartir con 25 emprendedores gastronómicos de las comunas de Toltén, Carahue, Teodoro Schmidt y Saavedra en el Seminario desarrollado en el restaurant Llofquinue, de Caleta Queule. En la actividad, enmarcada dentro del Nodo Gastronómico Costero impulsado por CORFO y ejecutado por Visión Ingenieros, Guzmán y Calfucura no solo entregaron consejos respecto a sus preparaciones y cómo a través de estas es posible atraer a turistas nacionales y extranjeros, sino también mostraron a través de presentaciones audiovisuales y en vivo cómo los elementos existentes en la zona costera pueden convertirse en la materia prima para preparaciones con los más altos estándares de calidad y exigencia de la cocina internacional. Para José Luis Calfucura la idea es “hacerlos entender que nuestro productos o nuestra cocina, para muchos es común y corriente, pero si (estas preparaciones) se elaboran, si se trabajan, pueden llegar a convertirlos en un cocina gourmet y sin enajenarlo de sus tradiciones”.

Similar visión es la del Director de CORFO Araucanía, Eduardo Vicencio, quienes espera que “través de este intercambio de experiencias, ellos puedan quedarse con lo mejor de estos afamados chef, quienes también tienen sus emprendimientos y han sido muy exitosos”, recalcó, enfatizando que el rol de emprendedores, tanto de los expositores como de los microempresarios locales de la costa

Para Rodrigo Muñoz, Gerente de Visión Ingenieros y ejecutor del Nodo Gastronómico Costero en el que se enmarca esta actividad, uno de los puntos más relevantes entre la cocina gourmet recuperada por Guzmán y Calfucura y la que se desarrolla en la costa de La Araucanía es el uso que ambas realizan de los elementos de la naturaleza y las tradiciones gastronómicas, con diferencias geográficas y de forma. Por eso, asegura que “este nodo lo que busca superar esa brecha y poder generar una oferta muchísimo más sofisticada, o con mayor variedad de productos. O incluso los mismos productos con una presentación diferente, que pueda propiciar muchas más visitas desde la región desde el país y por que no, también desde el extranjero”.

En definitiva, un acercamiento a los secretos mejor guardados de dos de los especialistas nacionales más reconocidos de la cocina mundial, a partir de los cuales y, gracias a las materias primas presentes en la zona costera de La Araucanía, esperan recibir a más turistas atraídos por la gastronomía inigualable de este rincón del país.

Comenta con Facebook